Lijado de madera: mantenimiento de suelo

Aunque la madera, en los años 70, perdió un poco su popularidad, ahora está de vuelta como una fuerte tendencia. Antes, perdió su espacio por la cerámica, sin embargo, las ventajas que ofrece la madera se destacan en este y otros materiales, incluyendo el tema del mantenimiento. El piso de madera puede renovarse con una restauración, cosa que no sucede con otros materiales. Te contamos como con un buen lijado de madera se puede hacer una restauración que renueva la apariencia de los pisos de madera.

Además a diferencia de los suelos fríos como la cerámica tiene la ventaja de que conservará una temperatura constante tanto en verano como en invierno. Y, por si fuera poco tiene la ventaja de que la madera combinado con todo tipo de decoración, ya quieras un estilo más moderno o más vintage.

lijar madera

Lijado en pisos de madera

Los suelos con el tiempo se desgastan y pierden su aspecto original. Esto sucede con todo tipo de material y por eso el mantenimiento es esencial para mantener la apariencia del suelo. Sin embargo, en algunos casos en los que el piso alcanza una cierta etapa no se pueden recuperar más, pero eso es sólo si no tienes un suelo de madera.

La gran ventaja de la madera es que se puede renovar más de una vez. Por lo tanto, si compras una propiedad con pisos de madera vieja, si heredas una casa de familia o si el piso de tu casa perdió el buen aspecto después de años de uso, está bien, porque todo lo que tienen que hacer es un lijado de madera para que salga un piso impecable.

lijado maderaEl lijado de madera es una técnica de restauración de suelos de madera que elimina arañazos, grietas superficiales, manchas, marcas, barniz viejo, ceras, irregularidades y cualquier otro tipo de problema visual que pueda presentar tu piso.

Consiste en lijar la capa superior del piso de madera y así de la superficie se eliminan las irregularidades del piso para que sea totalmente nivelado y como nuevo. La madera se renueva, se elimina la capa de barniz, y con ella el suelo incorpora la mirada de madera natural.

Acabo de hacer el lijado de madera, ¿El piso está listo?

A pesar de que el lijado de madera es el procedimiento que eliminará el aspecto envejecido del suelo, no es la única etapa de su restauración. El lijado de la capa superior del suelo es el primer paso y luego la madera debe tratarse para conservarse.

Cuando se raspa el suelo se elimina el barniz antiguo y la protección de la madera es aún más pequeña. Así, después de hacer el lijado es necesario eliminar los residuos que pueden haber sido como resultado del procedimiento y luego hacer la aplicación de resina o barniz en el suelo.

Algunas personas prefieren, después de raspar, cambiar el color de la madera y esto es posible con el proceso de blanqueamiento de pisos de madera o embarnizado, aplicando productos que oscurecen o aclaran el suelo o aplicando pintura en el piso. Sin embargo, otros prefieren mantener el color original de la madera, por lo que es indicado el barniz protector, satén mate o brillo, como suelo laminado o cascolac.

lijar la madera

Después de aplicar el barniz es cuando la madera está protegida contra la humedad y ataques nuevos, además del tránsito de personas. Sin embargo, debemos recordar que el lijado está indicado solamente para pisos de madera sólidos y que tengan al menos 2 cm de espesor, de lo contrario, existe el compromiso del suelo y el mismo puede dañarse.

¿Cuando está indicado el lijado?

El lijado del suelo de madera está indicado para:

  • Eliminar arañazos
  • Eliminar capas antiguas de barniz
  • Devolver el color natural del piso
  • Quitar la capa superior de madera seca
  • Eliminar capas excesivas de cera
  • Aliviar las deficiencias de la madera

Los tableros que no tengan un buen cuidado, en los que no se haya lijado o echado un barniz estarán desprotegidos, es decir, en caso de contacto con la humedad, plagas o lo pudrición de la madera es necesario reemplazar el piso. Y si te gusta el mobiliario y la decoración de madera consulta nuestro catalogo de rodapies y nuestros frentes de armarios.